‘Akewuele’, el olor como una nueva herramienta de márketing

sliderPoderOlfato

Fuente: akewuele.com

Fuente: Finanzas.com

¿Y si en lugar de una Torre Eiffel en miniatura nos llevásemos como souvenir una fragancia que concentre el aroma de París? ¿Cuántas veces hemos paseado por una calle muy comercial y hemos detectado una tienda por su olor antes de verla? En este terreno es en el que juegan empresas como ‘Akewuele’: el márketing sensorial.

Dentro de una dinámica tan de moda y en auge los últimos años, el equipo de la empresa catalana ‘Akewuele’ ha impartido un taller sobre márketing olfativo a los alumnos del Máster en Comunicación Corporativa en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la Universidad del País Vasco.

El márketing olfativo es una innovadora y exitosa herramienta comercial que busca estimular a los clientes por medio del olfato, con el fin de asociar los valores y sentimientos de una marca y su aroma.

Se trata de una de las técnicas más complejas y avanzadas en lo que conocemos como márketing sensorial y una de las más efectivas. “El olor se recuerda para toda la vida”, reza uno de sus lemas.

‘Akewuele’ fue la primera empresa que introdujo este método comunicativo en España, diseñando el aroma corporativo del Partido Socialista de Cataluña, lo que supuso un ‘boom’ mediático dentro y fuera del país.

Su proyección internacional se produjo cuando el Grupo Inditex llamó a su puerta y a partir de ese momento comenzaron a trabajar con grandes multinacionales como BMW, McDonald’s o Adidas. También diseñaron varias fragancias para la ciudad de Barcelona, y hoy en día son la empresa más potente de España en este sector y una de las más punteras internacionalmente.

Su fundador, Albert Majós, asegura que cuando surgió la idea, hace 8 años, fue un fracaso. Comenzaron vendiendo unas cajitas que contenían un mensaje y un aroma en su interior. “De 21.000 que produjimos, creo que llegamos a vender una”, recuerda Majós en una entrevista con Efe.

logoAkewuele

Fuente: akewuele.com

A pesar de lo exitoso de la propuesta, el mundo del márketing y la publicidad aún no ha asumido el “neuromarketing” -centrarse más en las reacciones del cerebro que en lo que transmite el consumidor- como complemento muy útil a la hora de venderse y transmitir el mensaje y sus objetivos de forma idónea.

“A la publicidad le cuesta mucho abrirse. Siguen con su metodología tradicional del anuncio en la que innovan, pero tienen que dar el salto a algo más sensorial”, reconoce Majós.

Las empresas que han decidido tomar esta vía menos clásica y moderna de comunicación han tenido prisa y han creído que el márketing olfativo sería la clave para tener más ventas, cuando no es sino “un refuerzo, un elemento importante pero no la solución”, aclara Majós.

Hay que tener en cuenta que en el márketing olfativo trabajan al alimón dos áreas radicalmente distintas: la ciencia y la comunicación. “Es un proceso químico muy complejo y cuesta encontrar una fragancia redonda de principio a fin”, declara a Efe Silvia Ravetllat, perfumista de ‘Akewuele’.

Al contrario que otros productos o servicios, en nuestra sociedad no tenemos la cultura y los conocimientos suficientes para opinar sobre aromas y fragancias. Ravetllat señala que “es muy difícil acertar cuando el cliente no sabe lo que quiere”.

“Hay clientes que tienen mucho conocimiento acerca de olores y fragancias y saben lo que quieren transmitir, lo que nos facilita mucho el trabajo” confiesa Majós.

Del mismo modo que Roma no se hizo en un día, un aroma no se asocia a un producto al minuto de salir al mercado. El proceso por el que el odotipo -un logotipo olfativo- se ancla en nuestro cerebro es un camino largo y tortuoso.

“No existe el aroma concreto para una marca, hace falta tiempo para que este permanezca como referencia y lo asociemos al producto”, declara Albert Majós.

El éxito que ha cosechado ‘Akewuele’ invita a pensar que empresarios y emprendedores inicien una carrera de los aromas e inunden el mercado de grupos que presten este tipo de servicios.

Para Majós, la clave reside en “posicionarse y diferenciarse”. Con los aromas “se puede inducir a la compra” y las ventas se reciben como agua de mayo, más en los tiempos que corren y en un sector tan amplio y complicado como la publicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s